div align="center">
texto con efectos

miércoles, 23 de febrero de 2011

Lo dejé todo por ti y tu así me lo pagas.

Y aunque me joda decirlo, sigo aquí pensando en ti más que nunca. Sigo pensando en ti cada día, cada noche, cada hora, cada minuto, cada segundo… Pero ahora algo ha cambiado, y ese algo es mucho más importante de lo que piensas. Antes te recordaba con admiración, con cariño, con amor. En cambio ahora te recuerdo con odio, con asco. Te odio, te odio más que a nadie en este mundo. Me has jodido la vida, y no hago más que hacerme una pregunta a mi misma, ¿por qué? No te entiendo, primero me dices que te espere, y yo te espero. Luego me dices que nos vamos a ir juntos, solos, a nuestro mundo, sin que nadie impida que nos queramos. Me dijiste que sólo te importaba yo, tu niña. Y yo como una tonta creí todo lo que me dijiste y te obedecí en todo, hice todo lo que me dijiste, confié en ti. Y tú como siempre me decepcionaste, siempre hay algo que nos impide ser felices, primero mi familia y ahora qué? No sé que es lo que pasó, pero si te digo la verdad ni me importa, nada podía ser más importante que ir conmigo a ese lugar, cumplir nuestro sueño, nada te da derecho a dejarme ir sola hasta allí, nueve horas. Las cuales se me hicieron interminables, llorando, y llorando, pensando en cómo podrías haberme hecho eso… Yo te quería , te quería más que a nada y más que a nadie. Lo dejé todo por ti, todo, mi familia, mis amigos… Y tú me lo pagas así.
Eres un cobarde...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada